Las playas ‘top’ de Vietnam

 

hoi an

Barato, tropical, misteriosamente atrayente — el clima de Vietnam proporciona las vacaciones de playa perfectas, mientras que ofrece una oportunidad de mirar hacia uno de los pasajes más infames de la historia de la humanidad. Los viajeros encontrarán una gama de playas salpicando la costa, incluyendo rincones relajados para mochileros, lugares lujosos de 5 estrellas y pueblos de pesca dormidos. De norte a sur del país, todos los viajeros deberían investigar en su búsqueda de la playa perfecta en Vietnam.

1) Hoi An

Hoi An es un enclave de edificios amarillos y azules maravillosamente conservados, que te hace sentir como si estuvieras en un puesto comercial del siglo XVIII. Las aguas de zafiro están al final de un paseo en bici de 10 minutos al norte a través de arrozales estancados, antiguas villas coloniales francesas, y el cartel anunciador de propaganda eventual. Recientemente, esta playa fue nombrada una de las playas más lujosas del mundo por la revista Forbes.

2) Quy Nhon

Si decides incluir a Quy Nhon en tu itinerario, espera encontrar solamente un chorro de extranjeros que paran en su camino a Nha Trang. En un país asediado por el turismo, Quy Nhon puede ser descrito verdaderamente como una experiencia auténtica. La muchedumbre vietnamita se reúne en la playa para jugar a voleibol, aunque puesto que a los vietnamitas no les gusta mucho broncearse, probablemente te encuentres tú mismo en la playa.

3) Doc Let

Esta playa tranquila y retirada se encuentra al norte de Nha Trang. El lugar está flanqueado por un pequeño pueblo pesquero, una opción idónea si se quiere hacer una excursión interesante y dejar un poco la playa. Al mediodía, encontrará vendedores ambulantes en hamacas mientras los niños hacen correr el estiércol de los animales de granja por las calles.

4) Nha Trang

Nha Trang ha tenido siempre más éxito entre los vietnamitas, pero últimamente más y más mochileros y viajeros hacen parada por aquí.La zona del sur de la ciudad está llena de restaurantes, escuelas de submarinismo y compañías de que ofrecen rutas guiadas. Pero para todos aquellos no tan atrevidos con las profundidades marinas, está la opción del snorkel, una maravillosa forma de explorar el fondo marino desde la superficie.

5) Mui Ne

Mui Ne, en el Sudeste del Vietnam, es un lugar especialmente para esos interesados en el kyte surfing. En esos días ventosos tan comunes en Vietnam del Sur, las multitudes de cometas se pueden ver haciendo piruetas en el cielo.

Callejeando por el colorido Mercado de Portobello

portobello

El Mercado de Portobello es una atracción icónica de Londres, que combina antigüedades, moda vibrante y retro con paradas de comida de todo el mundo y fruta fresca. Y todo a lo largo de la llamativa calle de Portobello Street, donde habitan las famosas casas de color pastel. Aunque los puestos del mercado esten todos los días de la semana, a excepción del domingo, el día más indicado para ir al Mercado de Portobello es el sábado, ya que es cuando salen a la calle algunas de las paradas más emblemáticas de este mercado callejero.

A lo largo de las paradas de ropa vintage, también encontrarás accesorios, zapatos, joyería y CDs. Con algo más de categoría, está también el Portobello Green Arcade, lugar donde se reúnen las prendas y joyas de nuevos diseñadores y joyeros.

Continúe en la calle de Portobello hacia la calle de Golborne, famosa por sus muebles clásicos y tiendas de ropa, hasta llegar a la sección de las mercancías de ‘primera mano’ con utensilios de cocina y más puestos de fruta y verdura, así como también algún que otro artilugio de segunda mano.

photo credit: Vintage hunting via photopin (license)

El encanto de Edinburgo

Laas fachadas de Edinburgo

 

Puede que sea la capital de Escocia, la casa de festivales vibrantes y donde se asienta el poder escocés, pero hay algo sobre los adoquines fríos, los vientos que golpean las rocas y el castillo elevado que hace que Edinburgo aún parezca una fortaleza rondada encima de una montaña encantada.

Los encantos de la ciudad

Los locales parecen proteger la ciudad de una manera feroz y rauda, como si estuvieran vigilando un tesoro. Sin embargo, no hay con mirar con detalle para encontrar los secretos más bien guardados de la ciudad. Colocado en un volcán extinguido, el  Castillo de Edimburgo domina el horizonte de la ciudad y este edificio del siglo XVI es, además, el lugar más popular de Escocia.  Es precioso.

Un paseo por la cima del volcán inactivo de Arthur’s Seat te pondrá los pelos de punta. La pequeña montaña se eleva en medio de Holyrood Park y se dice que esa fue la localización del mítico castillo del Rey Arturo, Camelot. Es una sudorosa excursión de unos 40 minutos hasta la cima, pero las vistas de la ciudad y el mar por la parte superior del túmulo son increíbles.

Está claro que Edimburgo es encantadora, con rincones secretos de lo más impresionantes. Así que no dejes que te lo expliquen y vívelo por ti mismo.

 

La Catedral en Barcelona

Catedral enBarcelona

Lugar central de Barcelona de culto presenta una imagen magnífica. La fachada principal ricamente decorado, mezclada con gárgolas y las complejidades de piedra que se puede esperar del gótico del norte de Europa, lo pone aparte de otras iglesias de Barcelona. La fachada fue realmente añadió en 1870, aunque el resto del edificio fue construido entre 1298 y 1460. Las otras fachadas son escasos en la decoración, y las torres octogonales, de techo plano son un claro recordatorio de que, incluso en este caso, catalanas principios de la arquitectura gótica prevalecido.

El interior es un amplio espacio alza dividida en una nave central y dos laterales por líneas de elegantes pilares delgados. La catedral fue una de las pocas iglesias en Barcelona ahorrado por los anarquistas en la guerra civil, por lo que su ornamentación, nunca demasiado lujosa, está intacto. Los fieles notar con frecuencia la ausencia de agua bendita en las fuentes de la iglesia. Esto no se debe a una escasez de agua bendita, sino una medida preventiva tomada en la cara del miedo sobre la epidemia de 2009-10 gripe porcina (H1N1).

En la primera capilla a la derecha de la entrada noroeste, la figura principal de la crucifixión por encima del altar es Sant Crist de Lepant. Se dice insignia de Don Juan llevó a la batalla de Lepanto y que la figura adquirió su postura extraña, esquivando una bala de cañón entrante. Además a lo largo de este mismo muro, más allá del crucero suroeste, son los ataúdes de madera del conde Ramón Berenguer I y su esposa Almodis, fundadores de la predecesora románica del siglo 11 a la actual catedral. Izquierda de la entrada principal es la pila bautismal donde, según una historia, seis indios norteamericanos trajeron a Europa por Colón después de su primer viaje de descubrimiento accidental se bañaba en agua bendita.

En medio de la nave central es la del siglo 14o tarde, coro de madera exquisitamente esculpida (coro). Los escudos de armas de los puestos pertenecen a miembros del capítulo de la Orden del Toisón de Oro Barcelona. El emperador Carlos V presidió la reunión de la orden aquí en 1519. Tómese el tiempo para mirar la mano de obra de cerca – la Virgen María y el Niño representado en el púlpito son especialmente bien.

Una escalera amplia ante el altar principal que conduce a la cripta, que contiene la tumba de Santa Eulàlia, una de dos santos patronos de Barcelona y más conocido cariñosamente como Laia. Los relieves de los sarcófagos de alabastro, realizadas por artesanos de Pisa, relatan algunas de sus torturas y, a lo largo de la franja superior, la eliminación de su cuerpo a su actual lugar de descanso.

Para obtener una vista de pájaro (la mente la caca) de la Barcelona medieval, visitar techo y la torre de la catedral, tomando el ascensor (3 €) de la Capella de les Animes del Purgatori cerca del transepto noreste.

Desde el crucero suroeste, salga por la puerta en parte románica (uno de los pocos restos de la predecesora de la actual iglesia) al Claustre frondosa (claustro), con sus fuentes y bandada de gansos 13. Los gansos supuestamente representar a la edad de Santa Eulàlia en el momento de su martirio y tienen, generación tras generación, ha graznando aquí desde la época medieval. Ellos hacen perros guardianes finos! Una de las capillas del claustro conmemora 930 sacerdotes, monjes y monjas martirizados durante la guerra civil.

A lo largo del flanco norte del claustro se puede entrar en la Sala Capitular (Capitular). Aunque se bañaba en la rica alfombra roja y adornado con asientos de madera fina, las pocas obras de arte reunidas aquí son de interés menor. Entre ellos figura una Pietà de Bartolomeo Bermejo. Un par de puertas más abajo en la esquina noroeste del claustro es la Capella de Santa Llúcia, uno de los pocos recordatorios del románico Barcelona (aunque el interior es en gran parte gótico). Salir por la puerta de la calle de Santa Llúcia y darse la vuelta para mirar al exterior – se puede ver que, aunque incorporado en La Catedral, es un edificio separado.

Al salir de la capilla de Santa Llúcia, vagar por el carril en el siglo 16 Casa de l’Ardiaca, que alberga los archivos de la ciudad. Usted puede pasear por el patio sumamente sereno, refrescado por árboles y una fuente; fue renovado por Lluís Domènech i Montaner en 1902, cuando el edificio era propiedad de la universidad de los abogados. Montaner también diseñó la ranura postal, que se adorna con las golondrinas y una tortuga, dice que representa la rapidez de la verdad y el ritmo perseverante de la justicia. Usted puede obtener una buena visión en algún muralla romana stout aquí. Arriba, se puede mirar hacia abajo en el patio y al otro lado de La Catedral.

Usted puede visitar La Catedral en una de dos maneras. Por la mañana o por la tarde, la entrada es gratuita y se puede optar por visitar cualquier combinación de la sillería del coro, sala capitular y el techo. Para visitar las tres áreas, que cuesta menos (y está menos lleno) para entrar en la llamada “visita especial” 13:00-17:00.

Al otro lado de la calle del Bisbe es el siglo 17 el Palau Episcopal (Palau del Bisbat; Palacio Episcopal). Prácticamente no queda nada de la estructura original del siglo 13. La ciudad romana de puerta noroeste estuvo aquí y se puede ver los segmentos inferiores de las torres romanas que estaban a cada lado de la puerta en la base del Palau Episcopal y la Casa de l’Ardiaca. De hecho, la parte más baja de toda la pared noroeste de la Casa de l’Ardiaca es de origen romano – también se puede divisar parte del primer arco de un acueducto romano.

Al otro lado de la Plaça Nova de La Catedral el ojo puede ser capturado por garabatos infantiles en la fachada del Colegio de Arquitectos (Colegio de Arquitectura). Es, de hecho, una contribución gigante de Picasso desde 1962. En representación de festivales del Mediterráneo, que fue mucho más ridiculizado por la prensa local, cuando se dio a conocer.

La Tumba Olvidada del Negro

Destinos turisticos app

La Tumba Olvidada del Negro
Era enterrado en la capital de Botsuana después de una gran campaña mediática internacional para sacarlo del Museo Darder de Banyoles y devolverlo en África.
Este verano pasado estuve en Botsuana y, pasando por la capital, no me pude estar de visitar la tumba del Negro. Esta es la crónica que escribí para el Diario de Girona y que apareció a la versión impresa del diario el pasado 11 de septiembre.

La Tumba del Negro de Bañoles
Al parque de Tsholofelo, una ancha zona ajardinada al norte de Gaborone, la capital de Botsuana, hay pocos árboles que den sombra a los mediodías. Hay un pequeño estanque que refresca un poco el ambiente, una plazoleta de tierra de cemento y una especie de cohete metálico pintado de muchos colores que sirve para jugar a algunos niños del barrio. Parece un parque cualquiera, pero cerca de un extremo, entre un cubierto con techo de paja y un cercado con depósitos de agua, hay un monumento singular: dos grandes carteles en inglés y setswana, la lengua local, informan que aquellas piedras colocadas en el tierra, rodeadas de un recinto encadenado.
Desde que fue enterrado aquí el 5 de octubre del 2000, después de una larga campaña internacional iniciada por el médico haitia Alphonse Arcelin el 1991, la tumba del Negro ha cambiado fuerza de aspecto. El 2006 era un desecho oxidado y olvidado según explica el escritor Xavier Moret a su libro “A la sombra del Baobab”.
Fui a finales del mes pasado, como última etapa de un viaje que nos llevó por las principales zonas turísticas de Botsuana: el río Chobe, el Delta del Okavango y las Makgadikgadi Panes. “El Negro” no es, ni será nunca, un punto turístico de Botsuana. Mientras estaba haciendo fotografías se me acercó una pareja local, que había sido festejando en un muro que estaba muy cerca, iluminando la creatividad haciendo ante un lugar sin interés. Leyeron el cartel, donde se explica la historia del Negro, un caudillo de la etnia San (los mal denominados boiximans) que a la década de 1830 los hermanos Verraux robaron de la tumba para dissecarlo. Con el tiempo acabaría formando parte de la colección privada de Francesc Darder, un rico veterinario y naturalista que acabó cediendo en el ayuntamiento de Banyoles su extensa colección el 1916. La pareja acabó de leer los letreros y, desinteresada, marchó sin mirar atrás.
El gobierno de Botsuana presionó mucho para poder enterrar en su país al Negro queriendo demostrar “como de sensible y dedicada es la nación respeto los derechos humanos, y como de compasiva y cuidadosa respete la herencia del país”. Diez años más tarde el periodista Xavier Aldekoa lo describió como un lugar que era lleno de escombros y una navaja rota y que las malas hierbas amenazaban de cubrirla”. La Tumba de “El Negro” pasó a depender del Museo Nacional de Botsuana el 2006, y la entidad la ha restaurado recientemente quizás empujada por estas críticas: hoy ya no es llena de basura, ni los niños utilizan el cartel como córner de un campo de fútbol improvisado. Pero la tumba sigue siendo un monumento desconocido para la población local.
Irónicamente, aquel mismo gobierno que insistió tanto al enterrar en casa el San dissecat ahora trata los individuos que todavía quedan vivos de la misma etnia de la forma más deplorable. Como una de las últimas sociedades de cazadores y el Sur del continente Africano son todos nomadas y sobreviven al desierto del Kalahari, una de las zonas más áridas del mundo. Como primeros habitantes de estas tierras, ahora se ven desplazados, obligados al sedentarismo y destinados a la pobreza más absoluta por un gobierno que quiere ceder sus tierras ancestrales a las empresas extractores de diamantes y a los Lodge de safaris de lujo.
No es extraño que, pasada la oleada de patriotismo, el Negro de Banyoles haya pasado al olvido. En una tumba cuidada, pero olvidada al fin y al cabo…

Comerse la mar al Delta del Ebro

aplicaciones de turismo

Caja de marisco criado a las bahías del Lodazal y de los Alfacs. De todo el que se puede hacer en las tierras del Delta, disfrutar de la buena comida es una de las actividades más gratificantes. El producto fresco del puerto de Sant Carles de la Ràpita llega a las mesas de los restaurantes al poco de salir de la mar e incluso es posible saborear el marisco al mismo lugar donde se cria. A las hombreras de la bahía de los Alfacs se pueden probar los mejores mejillones y ostras del país. Para hacerlo, me inscribí a la salida de la Ruta de las Hombreras a través de la Estación Náutica de Sant Carles de la Ràpita. El barco sale del puerto cada sábado a las 11 h y navega por la bahía haciendo un paseo tranquilo con buenas vistas de la sierra de Montsià que se levanta por encima de la Rapita. A la bahía encontramos un centenar de viveros de mejillones y ostras donde trabajan unos treinta productores, entre los cuales hay el Abuelo Agustí, que nos recibe en su “xiringuito” de color azul en medio de la bahía.

iphone app viajar

Hombreras de la bahía de los Alfacs con la sierra de Montsià al fondo.
El mismo Agustí nos ofrece una degustación de las ostras criadas allá mismo (qué gusto de mar!) y unos mejillones deliciosos cocinados al vino, todo acompañado con una copa de cava. Producto del país 100%. Eso sí, las ostras y los mejillones que degustamos no son cosechados del mismo día. Los moluscos tienen que pasar, por seguridad, un proceso de depuración de 24 horas en agua tratada con ozono. Mientras hacemos la degustación, Agustí nos explica esta y otras curiosidades, como por ejemplo las grandes calidades del marisco del Delta o que la mayor parte de las ostras que se hacen a la bahía de los Alfacs se exportan en Francia y los franceses las comercializan con sello francés. Después las venden a los restaurantes de Barcelona cómo si fueran criadas en Francia!

Las deliciosas ostras que nos ofrece el Abuelo Agustí a su “xiringuito”.
La salida gastronómica por la bahía fue el aperitivo del que vendría poco después. Desde el muelle anduve hasta el restaurante Can Víctor, que se encuentra en uno de las calles próximas al puerto. El restaurante es conocido por sus platos de cocina marinera y de mercado y, a pesar de que se fundó en 1985, la familia Pons era muy conocida a la villa porque regentaban desde el año 1974 el restaurante Casa Ramon, y todavía antes, en cuarenta, el abuelo había fundado la Tarea Ramon en la calle de santo Isidre. Así que la tradición de cocinar pescado fresco y marisco del día ha ido pasando, en esta casa, de padres a hijos a lo largo de más de 60 años. Y se nota que saben cuidar los paladares más exigentes. No hay palabras para describir la frescura de los langostinos de Sant Carles de la Ràpita en su punto de flor de sal de las salinas de la Trinidad. Un auténtico plato de Km 0 con ingredientes de proximidad.

Magníficos langostinos de Sant Carles de la Ràpita con sal de las salinas del Delta.
Unos camarones buenísimos y unos calamarsons crujientes (aquí dicen “xipironets”) acompañan la magnífica bienvenida al restaurante. Y a continuación llega uno de los platos estrella: el arroz caldoso de crustáceos y marisco rapitenc. Mientras lo saboreo, pienso al quedarme unos días más aquí, a la Rapita, donde la mar da todo el que se necesita: alimentos, serenidad y un paisaje de grandes horizontes. Pero tengo que marchar de nuevo hacia el norte, con la prometida, eso sí, de volver a Sant Carles de la Rapita bien pronto.

La genialidad del turismo en Catalunya

turismo barcelona

Ahora hace dos años, nació El placer de viajar, un bloque con el cual he querido hacer llegar a los navegantes de habla catalana propuestas, ideas y rincones más o menos conocidos de, ocasionalmente en otros lugares del mundo. Me he propuesto compartir, con palabras y fotografías, buenas experiencias viajeras, desde alojamientos de calidad hasta caminos interesantes y paisajes valiosos. Coincidiendo con el segundo aniversario del bloque, os tengo que anunciar que el anhelo de compartir los viajes se multiplica: a partir de ahora también podréis leer algunas de mis experiencias en el bloque oficial de la Agencia Catalana de Turismo, que trae por título Me gusta compartir.

Os dejaré cada semana una nueva sugerencia para descubrir Cataluña a fondo, con actividades de turismo activo, rutas aptas para hacer en familia, casas rurales con encanto y otras ideas para disfrutar de los meses de primavera y verano. La periodista Lídia Penelo completará el web con entrevistas y noticias. Eso sí, no os olvidáis de visitar El placer de viajar, porque seguiré explicando mis experiencias en todo el territorio. Si queréis estar informados cuando aparezca un nueve tabla, haceos seguidores del placer de viajar a Facebook o a Twitter. Allá os notificaré las nuevas publicaciones a los dos bloques. El más importante es continuar compartiendo juntos experiencias viajeras. No sé vosotros, pero a mí Me gusta compartir.

aplicaciones turisticas

Como banda sonora para escuchar mientras leéis el bloque, os dejo la canción que la Beth Rodergas ha grabado para la campaña ‘Me gusta compartir’, con el objetivo de promocionar el turismo en Cataluña durante la temporada de verano: ‘Te espero’.